El 1% por ciento de la población posee la mitad de la riqueza del mundo, destaca un nuevo estudio que evidencia la creciente brecha entre los ricos y el resto de los ciudadanos.

Según el Informe Riqueza Global 2017 elaborado por el Instituto de Investigación ‘Credit Suisse’ que se dio a conocer este martes, las personas más ricas del mundo vieron cómo su fortuna aumentó del 42,5% en el momento álgido de la crisis financiera iniciada en 2008 al 50,1% en 2017.

“La cuota del 1% ha seguido una senda ascendente desde la crisis, superando el nivel de 2000 en 2013 y alcanzando nuevos picos cada año desde entonces”, indica el informe.

 

Comparando las ganancias de riqueza entre países, Estados Unidos continúa a la cabeza. Tras la crisis financiera, el país prosiguió su ininterrumpida racha de ganancias y añadió 8,5 billones de dólares a la riqueza mundial.

En contraste, el informe señaló que la desigualdad ha seguido incrementándose en el mundo. La riqueza cayó de nuevo este año en África, la región Asia-Pacífico y América Latina, y los pronósticos para el próximo lustro no son nada favorables.

Según el estudio, la riqueza mundial seguirá creciendo a un ritmo similar al de la última mitad de la década y se espera que alcance los 341 billones de dólares para 2022.

 

Se espera que las economías emergentes generen riqueza a un ritmo más rápido que sus pares desarrollados, y es probable que alcancen una participación de 22% en la riqueza mundial al final del período de cinco años.

La riqueza es un componente clave del sistema económico, sobre todo en la jubilación, y para reducir la vulnerabilidad ante shocks como desempleo, enfermedades o desastres naturales.