La NASA ha lanzado este sábado un satélite desarrollado en colaboración con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) que ayudará a mejorar las previsiones meteorológicas. El cohete Delta III que pondrá en órbita el satélite ha despegado de la base de las fuerzas aéreas Vandenberg en California (EE.UU.).

‘RT’ afirma que el satélite JPSS-1 controlará los patrones climáticos y las condiciones ambientales, desde las temperaturas de la superficie del mar hasta las cenizas volcánicas, las sequías, los incendios, los huracanes y otros fenómenos atmosféricos. El JPSS aumentará la precisión de los pronósticos, permitiendo prever fenómenos climáticos severos con entre 3 y 7 días de antelación.

 

 

El satélite JPSS es el primero de los cuatro satélites de NOAA que serán colocados en una órbita polar, según la NASA. En los próximos años está previsto el lanzamiento de otros tres satélites meteorológicos: el JPSS-2 en 2021, el JPSS-3 en 2026 y el JPSS-4 en 2031.

Se trata del tercer intento de lanzamiento del JPSS-1. Los dos anteriores fueron cancelados por condiciones de viento desfavorables y a la activación tardía de una alarma del vehículo de lanzamiento.