El agua es vital para la enorme mayoría de seres vivos conocidos y evidentemente para el ser humano. En cuanto al agua mineral, mientras sean potables, todas son recomendables para el consumo, con muy pocas excepciones de acuerdo a la salud y edad de las personas.

La mineralización se puede dar natural o artificialmente. Es decir, que el CO2 en su interior puede proceder de la fuente misma del agua o ser agregada industrialmente. Los beneficios del agua mineral son diversos. Al beber entre 1/2 y 2 litros al día, tanto los tejidos, como los órganos se mantienen bien hidratados y por lo tanto, su funcionamiento se mantiene óptimo.

Según el sitio ‘Hola Doctor’ al beber medio litro de agua mineral bicarbonatada sódica durante las comidas reduce hasta entre un 6 y un 15% los factores de riesgo cardiovascular, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España. Esto es posible, según la autora principal del trabajo, la Dra. Pilar Vaquero, gracias a la “particular composición” del agua y su alto contenido en sales minerales que contribuye a reducir el riesgo de formación de placa. El calcio que aporta es necesaria para huesos y dientes. Además, debido a que no contiene calorías y es libre de grasa, el agua mineral favorece la pérdida de grasa y la activación del metabolismo. Especialistas de la Mayo Clinic refieren que eliminar las calorías que pueden aportar las bebidas, tales como refrescos o jugos, puede conducir a una mayor pérdida de peso. El agua mineral sería una excelente opción para mantener el cuerpo hidratado y saludable.

También el beber suficiente agua, se favorece la desintoxicación. Así que ya lo saben, todos a beber agua y si es mineral, que mejor.