El ‘Observatorio Europeo Austral’ ha compartido un video que ilustra lo que sucederá cuando la vida del Sol se acabe.

Tal y como explican los científicos, las estrellas queman hidrógeno en sus núcleos. Tan pronto como se consume todo ese ‘combustible’, estos astros comienzan a expandirse, convirtiéndose en estrellas supergigantes rojas que alcanzan tamaños lo suficientemente grandes, con millones de kilómetros de diámetro, como para engullir a los planetas cercanos.

 

 

En la animación se observa al Sol dilatarse hasta ‘consumir’ a Mercurio, Venus e incluso la Tierra. Afortunadamente, los expertos calculan que aún quedan unos 5.000 millones de años para que esto suceda. Al final de ese proceso, las gigantes rojas expulsan sus capas externas, dejando atrás sus núcleos, lo que luego se conoce como enanas blancas.