En un rancho ganadero del estado de Oregón (EE.UU.), en los últimos meses fueron encontrados cinco toros muertos en extrañas circunstancias, lo que ha hecho que se disparen las especulaciones sobre lo ocurrido.

En el momento del descubrimiento, los restos de algunos animales, muertos en diferentes fechas, se encontraban ‘desinflados’, es decir, solo quedaba la piel y las partes duras del cuerpo, pero a su alrededor no se hallaron huellas, sangre o indicios de haber sido atacados por animales salvajes. A otros toros en cambio se les había extirpado cuidadosamente algunos órganos, y sin embargo a su alrededor tampoco se encontraron huellas, informa ‘NPR’.

El jefe de la Oficina del Sheriff del condado de Harney, Dan Jenkins, ha iniciado una investigación, pero cuenta con pocas evidencias. Jenkins ha recibido varias sugerencias con posibles explicaciones, que van desde animales carroñeros y personas cuyo fin es perjudicar financieramente a los ganaderos, hasta otras que afirman que se trataría de una intervención de seres extraterrestres. Sin embargo, Colby Marshall, propietario de los toros, opina que los animales fueron sacrificados para extraer sus órganos por personas que estarían relacionadas con “algún tipo de culto”.

En la década de 1970, en diferentes estados de EE.UU. se registraron miles de casos similares de mutilaciones de ganado, lo que llevó que incluso el FBI se involucrara en las investigaciones, aunque no se logró esclarecer los hechos. Desde entonces, casos similares han ocurrido esporádicamente en el país norteamericano. Respecto a la muerte de los toros en Oregón, algunos expertos del sector agrícola opinan que los animales fueron sacrificados por personas con la finalidad de perjudicar a los ganaderos, al tiempo que sostienen que la falta de órganos se debería a causas naturales de descomposición o a que fueron devorados por insectos o animales carroñeros.

Marshall, por su parte, sospecha que sus toros fueron sacrificados con fines rituales. “Perder un animal completamente sano sería raro”, pero “perder cinco toros jóvenes sanos y en buen estado” no es normal, señalo. La Asociación de Ganaderos de Oregón ha ofrecido una recompensa de 1.000 dólares por información que ayude a resolver el caso, mientras que el ganadero afectado promete una retribución de 25.000 dólares.