Hace millones de años, el agua de Marte era salada y rica en minerales, lo que sugiere la posibilidad de que haya habido formas de vida extraterrestre en el planeta, según un reciente estudio.

Investigadores japoneses y estadounidenses analizaron la salinidad, la acidez (pH) y el potencial de oxidorreducción del agua intersticial dentro de los sedimentos depositados en los lagos del cráter Gale. Estas mediciones, tomadas por el robot Curiosity de la NASA, confirman que antiguamente el agua líquida de Marte tenía un pH cercano al de los océanos modernos de la Tierra, reza el estudio liderado por Keisuke Fukushi, del Instituto de Naturaleza y Tecnología Medioambiental de la Universidad de Kazanawa (Japón) y publicado en ‘Nature Communications’.

Actualmente, la Tierra es el único lugar conocido en el Sistema Solar donde existe vida. Los océanos de la Tierra son anfitriones de una enorme cantidad de diferentes especies. Debido a la composición parecida del agua en Marte y la Tierra, se puede conjeturar que el ambiente superficial temprano de Marte fue un lugar habitable para algunos microrganismos.

Los científicos investigan Marte tan minuciosamente por dos razones. Primero, Marte está ubicado relativamente más cerca de la Tierra, que las lunas de Saturno o Júpiter, en las que la vida también es posible. En segundo lugar, Marte es extremadamente observable, ya que no tiene una atmósfera espesa, a diferencia de Venus. Además, existen bastantes pruebas de que en el planeta rojo existía agua líquida, considerada esencial para la vida, según explica en la página web del ‘Instituto Tecnológico de Tokio’ uno de los participantes de la investigación.