Quince astronautas chinos han emergido del duro terreno de un desierto después de un intenso programa de entrenamiento de 19 días destinado a preparar al equipo para las futuras misiones a la estación espacial, informa la agencia estatal de noticias ‘Xinhua’.

La tripulación completó con éxito el entrenamiento de supervivencia en las profundidades del desierto de Badain Jaran, una subsección del desierto de Gobi, cerca del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan en Mongolia Interior.

El entrenamiento fue diseñado por el Centro de Astronautas de China para preparar a los astronautas para un eventual aterrizaje espacial de emergencia. Los miembros del equipo tuvieron que salir de la cápsula de reingreso, informar su ubicación y sobrevivir en el desierto antes de ser rescatados 48 horas después.

 

 

Las imágenes divulgadas muestran a los astronautas que luchan por sobrevivir en el desierto y sus extremas condiciones climáticas.

“El entrenamiento fue intenso y muy exigente, especialmente cuando tuvimos que aguantar los vientos, las altas temperaturas y la falta de agua”, afirmó Wang Yingping, la segunda mujer china en ir al espacio, al diario ‘South China Morning Post’.

Las actividades de capacitación forman parte de un programa integral para astronautas que esperan ingresar a la estación espacial de China, que está programada para entrar en pleno funcionamiento en 2022.