El telescopio espacial Kepler de la NASA, ha descubierto una señal de lo que podría ser la primer Luna que órbita a un planeta fuera de nuestro sistema solar.

Un equipo internacional de astrónomos encontró los signos de la posible exoluna, orbitando al exoplaneta Kepler-1625b, un gigante gaseoso ubicado a unos 4 mil años luz de la Tierra, afirma el portal ‘The Daily Galaxy’.

El extraordinario descubrimiento de la primer Luna extraterrestre podría cambiar los libros de historia, ya que los expertos creen que casi todos los planetas en la Galaxia poseen por lo menos una luna, tal y como sucede en nuestro propio sistema solar.

Por ello, los astrónomos de la NASA creen que la búsqueda de exolunas debe ser tan importante como la de planetas extraterrestres. Ya que un gigante gaseoso, similar a Júpiter o Saturno no podría mantener vida, aunque se encuentre en la zona habitable de su sistema solar, pero si tiene por lo menos una exoluna parecida a nuestro planeta, las posibilidades de que que exista vida extraterrestre, incluso inteligente, aumentarían enormemente.