Un complejo de misiles estratégicos desmantelado está en venta en el desierto de Arizona (EE.UU.). Según ‘Arizona Daily Star’, el terreno, de unos 50.000 metros cuadrados, está valorado en 395.000 dólares.

La construcción incluye un silo de casi 45 metros de profundidad y varios corredores y salas subterráneas del centro de control. El búnker cuenta con un revestimiento de hormigón, de 1,2 metros de anchura, y puede sobrevivir una explosión nuclear cercana. Además, está protegido contra toda onda electromagnética que pueda interferir en el funcionamiento de los dispositivos electrónicos.

Entre las décadas 1960 y 1980, albergaba el LGM-25C Titan II, el misil intercontinental más potente de EE.UU., que podía portar una ojiva de 9 megatoneladas, una potencia 560 veces mayor que la bomba que destruyó Hiroshima. No obstante, las instalaciones carecen ahora de electricidad y solo se puede descender a través de una escalera de mano de 12 metros de altura, por lo que todos los visitantes deben firmar una declaración de exención de responsabilidad para ingresar en su interior.

El actual propietario del objeto, Rick Ellis, explicó al diario que estaba “aburrido” del silo. Su idea inicial era convertirlo en un centro de almacenamiento de datos, pero la llegada de la crisis de 2008 le impidió completar el proyecto. Ellis compró el complejo por 200.000 dólares en 2002. Su primer propietario privado, que lo adquirió al Estado a mediados de los años 1980, pagó por él 20.000 dólares.