SoftBank, empresa japonesa de telecomunicaciones, cerrará el negocio de producción de Pepper, primer robot humanoide “con corazón”, dio a conocer este martes ‘Reuters’ con referencia a fuentes familiarizadas con el asunto.

 

 

De hecho, la producción del modelo se detuvo el año pasado, y, según señalan dos fuentes, ahora sería costoso reiniciarla. La compañía planea despedir aproximadamente la mitad de sus 330 puestos de personal en Francia, que trabajaron en el desarrollo de Pepper. El robot, construido en 2014 en colaboración con la empresa china Foxconn, estaba destinado a ayudar a cubrir la escasez de mano de obra, pero experimentó dificultades para encontrar una base de clientes global. Es por eso que solo se produjeron 27.000 unidades.

Otro motivo para esta decisión podría radicar en ‘enfrentamientos culturales’ entre la sede en Francia y la dirección de Tokio, que perjudicaron la comercialización del robot y, por consiguiente, sus ventas se vieron afectadas por una funcionalidad limitada y falta de fiabilidad. De acuerdo con las fuentes de Reuters, este retroceso refleja el fracaso del plan de la junta directiva de SoftBank de convertir la empresa en el líder mundial en la industria de la robótica, produciendo máquinas que podrían servir a varias necesidades. Sin embargo, SoftBank “continuará realizando importantes inversiones en robots de próxima generación para servir a nuestros clientes y socios”, reza el comunicado de la entidad.