El 25 de julio, el vigilante del cielo polaco Marek Slade, logró captar un objeto esférico desplazándose a gran velocidad, mientras grababa la Luna.

 

 

El objeto aparentemente brillante viaja en la atmósfera terrestre y en algunos cuadros de la filmación, parece reflejar la luz.