Un equipo de investigadores estadounidenses ha detectado un rayo horizontal de más de 500 kilómetros de largo, el más grande conocido hasta fecha, según un estudio publicado en la página web de la ‘Sociedad Americana de Meteorología’.

Valiéndose de los datos obtenidos por dos satélites meteorológicos estadounidenses y otros instrumentos terrestres, los autores del estudio lograron observar que el 22 de octubre de 2017 se formó un sistema convectivo mesoescalar (fenómeno meteorológico) casi lineal en el centro de EE.UU. Ese fenómeno originó una descarga eléctrica en el norte del estado de Texas, atravesó Oklahoma y terminó en el sureste de Kansas. El rayo iluminó un área total de 67.845 kilómetros cuadrados.

El relámpago eclipsa al rayo de 321 kilómetros de largo registrado en 2007 sobre Oklahoma (EE.UU.), y que ha sido documentado oficialmente en la Organización Meteorológica Mundial como el más grande. Pero los autores de este nuevo trabajo advierten que los relámpagos horizontales mayores de 100 kilómetros pueden ser más comunes de lo que se creía. A diferencia de los rayos verticales, que suelen alcanzar una longitud de entre 6 y 10 kilómetros de longitud y se forman a alturas de hasta unos 20 km, los relámpagos horizontales tienen lugar a alturas mucho más elevadas y alcanzan proporciones de mesoescala.