Dos objetos luminosos que dejaban una estela de gas a su paso, realizaron una de las más extraordinarias exhibiciones en conjunto, vista en los últimos años, la tarde del pasado 24 de abril en Rugby, Inglaterra.