La noche del pasado 01 de abril, la capital de Perú, Lima; fue testigo de la presencia de una misteriosa luz que cambiaba su intensidad.