Un oso polar joven con una lata de leche condensada atorada en su boca buscó ayuda entre los habitantes del pueblo de Dixon, en el norte de la región rusa de Krasnoyarsk, escribió este miércoles la jefa del Servicio Federal de Supervisión de Recursos Naturales de Rusia, Svetlana Radiónova, en su canal de Telegram.

“Es necesario salvar a este animal en peligro crítico, que está al borde de la muerte”, señaló la funcionaria. “Convocamos urgentemente una reunión con el grupo de trabajo”, agregó, precisando que veterinarios de Moscú volarán este mismo día para ayudarlo, reportó RT.