Un objeto brillante con forma de cilindro, que se desplazaba lentamente y desaparece sin dejar rastro alguno, fue captado sobre Chile, la noche del pasado 19 de junio.