La noche del pasado 18 de abril, una pareja sería testigo de la increíble exhibición de un OVNI brillante que realizaba movimientos imposibles para una aeronave convencional, a la velocidad que los realizaba; sobre la Ciudad de México.