El sitio ‘OVNIS en Venezuela’, compartió el pasado 05 de noviembre un artículo y el video de un extraño objeto volador que realizaba maniobras imposibles para una aeronave convencional.

De acuerdo con el sitio web “Sorprendidos quedaron Estiben Moreno y su novia, luego de observar, el pasado 26 de octubre, las evoluciones de dos objetos voladores no identificados sobre las adyacencias del cerro El Ávila, a la altura de la urbanización Altamira, ubicada en el municipio Chacao, entre el Distrito Capital y el estado Miranda, dentro del perímetro de la Gran Caracas.

Según relató el testigo, eran exactamente las 07:05 PM (HLV) cuando vieron aparecer desde la localidad de Bello Campo, estos extraños artefactos que destellaban luces color rojo, amarillo y verde. “Veníamos llegando y mi novia miró al cielo y se percató, después llamamos a los que estaban en la casa y todos pudieron verlos”, expresó.

Dijo que uno de los objetos hizo un fuerte viraje para, finalmente, juntarse al otro. “El primero venía en dirección sur, hacia el norte, y se paró como por un minuto arriba de nosotros. Luego se devolvió y siguió a gran velocidad hacia El Ávila, donde lo esperaba el otro OVNI. Allí se mantuvo por un lapso de 15 minutos, aproximadamente, haciendo maniobras verticales”, describió.

Moreno, quien está altamente capacitado en materia navegación aérea, indicó que lo observado aquella noche no coincide con el comportamiento de ninguna aeronave conocida. “Soy ingeniero aeronáutico y trabajo para la máxima autoridad aeronáutica en Venezuela, pero nunca había visto algo así”, enfatizó.

Incluso, refiere tener, de igual modo, amplios conocimientos en materia de drones, por lo que descarta que haya sido algún tipo de avión no tripulado. “Tengo muchos cursos sobre drones y estoy encargado de esos permisos de vuelo en el país, los conozco bien, por eso estoy seguro de que eso no era un dron”, justificó.

Además, aduce conocer la mayoría de los tipos de drones que hay en Venezuela, y no logra relacionarlos con los que él y su novia videograbaron. “Cuando estuvo parado encima de nosotros, no emitía ningún tipo de sonido (…) Quizás por ser de noche, uno se puede confundir, pero cuando llegó al Ávila descarté que fuera un dron, por las maniobras que hizo y porque el alcance del control no da para tanto”, concluyó.”