El cazador paranormal Augusto Bellido recorrió una de las zonas más desoladas de la Capital tucumana cuando cae la oscuridad: el denominado Cinturón de Hierro, entre Marco Avellaneda y Suipacha, donde en 2017 inauguraron sendos túneles (por calles Mendoza y Córdoba) y pasos peatonales sobrenivel. En ese lugar, estuvo develando los muchos misterios que permanecen ocultos y fuera de este plano, una dimensión que supera nuestro entendimiento, más conocida como el “Más Allá”, reportó El Sol.

Bellido se aventuró solo. Ninguno de sus compañeros de ruta pudo acompañarlo en la ocasión por distintos motivos personales. Y quizás no fue casualidad. Tal vez, una jugada del destino para lograr lo que quedó registrado en video.

“Este es un lugar que tiene un piso de madera, muy tétrico lugar. La cabeza me gira, parece el exorcista, continuamente estoy esperando que me toquen el hombro”, describe Bellido mientras camina y transmite por uno de los edificios abandonados que hay sobre calle Marco Avellaneda, muy cerca del Centro Cultural Juan B. Terán, casi en idénticas condiciones. “Voy a hablar despacio porque acá hay gente que está descansando, aunque no lo crean”, continúa su relato el cazador de fantasmas que, a medida que avanza, no solo exhibe el terror que provoca lo desconocido, sino también la cruda realidad que se vive en las calles.