Las autoridades chinas están considerando la posibilidad de levantar todas las restricciones sobre el número de niños que pueden tener las familias, informa ‘Bloomberg’ con referencia a varias fuentes anónimas, cercanas al liderazgo de China.

Las propuestas en discusión reemplazarían las estrictas políticas de control de natalidad con una llamada ‘fertilidad independiente’, que permitiría a las familias decidir cuántos hijos desean tener, revelaron las fuentes de la agencia. La decisión podría tomarse tan pronto como en el cuarto trimestre del año en curso o en el año 2019.

Las autoridades chinas están considerando tomar estas medidas con el objetivo de superar la tendencia al envejecimiento de la población del país y aumentar el porcentaje de personas en edad laboral, señalaron las fuentes.

Además, esta nueva política social pondría fin a las criticas que varios países dirigen a las autoridades chinas, que califican sus leyes de control de natalidad de violación de los derechos humanos, señala la agencia.

-China desde la década de 1970 aplicó una política de ‘una familia, un hijo’. En los últimos años, esta regla solo se ha aplicado a un tercio de la población. Por ejemplo, las minorías étnicas y otras categorías de población podían tener hasta dos hijos.

-Debido a dichos controles de natalidad, China se enfrentó en los últimos tiempos a una disminución en la población en edad de trabajar.

-En octubre de 2015, las autoridades chinas anunciaron que planeaban permitir a todos sus habitantes tener hasta dos hijos.

-Desde el 1 de enero de 2016, la regla de ‘una familia, un hijo’ está anulada oficialmente.