Ahora, el descubrimiento de vida extraterrestre, parece inevitable y posiblemente inminente, aseguró el científico de la Universidad de Melbourne, en Australia, Cathal O´Connell, informa ‘New Zeland Herald’.

Los científicos están a punto de confirmar que no estamos solos en el universo, con las dos sondas que serán enviadas a la misteriosa luna de Júpiter Europa. Por eso vamos allí, aseguró el investigador. Alguna vez se pensó que la vida no podría existir sin los cálidos rayos del sol. Pero estábamos equivocados, la ecuación para la vida, tal y como la conocemos es sorprendentemente simple: agua soluble, una fuente de energía y compuestos orgánicos y la Luna de Júpiter Europa, parece tener las tres.

En abril de la Agencia Espacial Europea anunció el desarrollo del Explorador de Lunas Congeladas JUICE que llegará en 2029 y en agosto, la NASA confirmó que construirá la sonda espacial Europa Clipper, para investigar esta brillante gema a principios de la década de 2030. Las probabilidades de encontrar vida ahí son sorprendentemente altas. Por lo que ahora, el descubrimiento de vida extraterrestre, parece inevitable e inminente. Quizás es hora de prepararse, ya que encontrar criaturas vivientes, incluso microbios, fuera de la Tierra puede tener enormes implicaciones sociales, religiosas y científicas.

“Parece inevitable que haya otra vida ahí fuera, especialmente considerando que la vida apareció en la Tierra tan pronto como se formó el planeta”, indicó O’Connell. “Y la definición de ‘habitable’ también ha demostrado ser un concepto bastante flexible”. “Un descubrimiento de vida podría cambiar el mundo de la biología”. “Las bacterias, hongos, cactus y cucarachas son todos nuestros primos y todos compartimos la misma maquinaria molecular básica: el ADN que produce ARN y el ARN que produce proteínas”.

“Sin embargo, una segunda muestra de vida podría representar una ‘segunda génesis’, totalmente ajena a nosotros”. Los biólogos podrían examinar qué partes de la maquinaria de la vida son fundamentales. “Un segundo ‘árbol de la vida’ independiente significaría que la rápida aparición de la vida en la Tierra no fue casualidad; la vida debe abundar en el universo, añadió el científico de la Universidad de Melbourne. Significaría que la idea de panspermia, es decir, que la vida se siembra entre mundos e incluso entre estrellas a través de cometas y meteoritos, es verdad.

“Como Marte probablemente era habitable antes de la Tierra, es posible que la vida se haya originado allí antes de depositarse en una roca espacial. Quizás todos somos marcianos”. De cualquier manera, Europa tendrá la respuesta. Por lo que ahora, el descubrimiento de vida extraterrestre, parece inevitable e inminente, aseguró el científico de la Universidad de Melbourne, en Australia, Cathal O´Connell.