Investigadores de la ‘Universidad de Columbia Británica en Vancouver’, Canadá, han publicado este lunes un estudio sobre la capacidad de los silicatos del suelo, sustancias predominantes en la corteza terrestre, para coagular la sangre. Los científicos sostienen que el suelo esterilizado podría servir de alternativa a los medicamentos tradicionales en áreas remotas o en situaciones extremas.

Según el estudio, la presencia de tierra en las heridas ayuda a activar la proteína de la sangre conocida como factor XII, después de lo cual se produce una cadena de reacciones que contribuyen a la formación de un tapón y al sellado la herida, evitando la pérdida de sangre. Los autores de la investigación recuerdan que el sangrado excesivo es la causa de hasta el 40 % de la mortalidad en los pacientes con lesiones traumáticas. “En los casos extremos y en las zonas remotas sin acceso a sanidad y productos de sellado de heridas, el suelo esterilizado podría utilizarse, potencialmente, para detener el sangrado mortal causado por heridas”, propone el doctor Christian Kastrup, autor del estudio. No obstante, el científico advierte del alto riesgo de infección si el suelo no está esterilizado.

Los investigadores subrayan que la tierra causa este efecto de coagulación solo en el caso de mamíferos terrestres, y que la reacción surgió como resultado del proceso de la evolución. “Los resultados del estudio tendrán un impacto profundo en nuestra manera de relacionarnos con el medio ambiente”, afirma Lih Jiin Juang, coautora del estudio, en el comunicado difundido sobre el descubrimiento. En los planes de los científicos figura la investigación de los efectos de los silicatos del suelo lunar. “Saber que este tipo de los silicatos también activan el factor XII podría resultar útil para la prevención de la muerte entre la gente que visite o colonice la Luna”, pronostica Kastrup.