Científicos de la Universidad de Maryland (EE.UU.) reexaminaron los datos de una explosión de rayos gamma registrada en agosto de 2016, un evento llamado GRB160821B, y encontraron nuevas evidencias del fenómeno conocido como kilonova, que pasó desapercibido durante las observaciones iniciales.

La kilonova, que se supone que fue generada por la fusión de dos estrellas de neutrones, es “una explosión turboalimentada que forjó instantáneamente oro y platino por valor de varios cientos de planetas”, destacan los investigadores, liderados por Eleonora Troja, científica asociada del Departamento de Astronomía de la ‘Universidad de Maryland’.

Se trata de la primera evidencia contundente de que las kilonovas producen grandes cantidades de metales pesados. Los astrónomos incluso creen que todo el oro y el platino de la Tierra se formaron como resultado de las antiguas kilonovas. Los nuevos hallazgos fueron publicados en la revista ‘Monthly Notices of the Royal Astronomical Society’ este 27 de agosto.

Los investigadores encontraron similitudes entre el mencionado evento de 2016 y otra explosión a 130 millones de años luz de la Tierra, observada por el Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser (LIGO) en agosto de 2017. En aquel entonces, los científicos hicieron historia con la primera observación directa de una fusión entre dos estrellas de neutrones.