Científicos de la Universidad de Chester (Inglaterra, Reino Unido) afirman que han inventado un método para convertir el plástico no reciclable en electricidad y combustible de hidrógeno para alimentar automóviles y hogares, informa el diario ‘Daily Mail’.

Ese tratamiento de materiales patentado permitiría eliminar por completo cualquier plástico sucio o mezclado y ayudaría a limpiar los océanos de nuestro planeta.

El proceso consiste en cortar plásticos en tiras de 5 cm de largo, meterlas en un horno que se calienta hasta 1.000 °C y convertir en energía los gases fruto de ese proceso.

Se espera que esta tecnología pueda abastecer hasta 7.000 viviendas al día y 7.000 vehículos de hidrógeno cada dos semanas en Reino Unido.

Se espera que este método se pueda implementar en China, India, Japón y el sudeste asiático, en donde abundan los residuos plásticos.