Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) en colaboración con el Instituto Hubrecht (de Países Bajos) ha conseguido desarrollar un “modelo” de embriones humanos utilizando células madre. Esta creación permite obtener una visión detallada de las primeras etapas del desarrollo infantil, según una investigación publicada este jueves en la revista ‘Nature’.

Los investigadores afirman que su modelo se asemeja a un embrión de entre 18 a 21 días de edad y permite a los investigadores presenciar los procesos que dan lugar a la formación del cuerpo humano, algo que nunca antes se había observado directamente. Comprender estos procesos favorece conocer en detalle las causas de defectos congénitos y enfermedades en las personas, además de permitir tratar estos problemas a tiempo en mujeres embarazadas, señalan.

Un organismo surge a través de un proceso llamado gastrulación, durante el cual se forman tres capas distintas de células en el embrión, explican. Luego estos dan lugar a los sistemas principales del cuerpo humano: el nervioso, el musculoesquelético y el digestivo. “Nuestro modelo produce parte del esquema de un humano y es emocionante ser testigo de los procesos de desarrollo que hasta ahora han estado ocultos a la vista”, comentó el autor principal Alfonso Martínez-Arias, de acuerdo con ‘Eurekalert!’.

La gastrulación es un periodo del desarrollo que no había podio ser estudiado en laboratorio, debido a que las restricciones legales impiden que los científicos desarrollen embriones por más de 14 días. El modelo desarrollado permitirá estudiar este proceso. Los científicos resaltaron que los gastruloides no tienen el potencial de convertirse en un embrión completamente formado, debido a que no poseen células cerebrales ni ninguno de los tejidos necesarios para la implantación en el útero. Esto significa que cumple con los estándares éticos actuales al no permitir avanzar más allá de las primeras etapas de desarrollo.

Para crear los modelos tridimensionales, conocidos como gastruloides, los especialistas recolectaron cantidades definidas de células madre humanas y las trataron con productos químicos que actuaban como señales para activar ciertos genes. Con este modelo los investigadores pudieron observar a las 72 horas de desarrollo, una muestra clara de los eventos que conducen a la formación de músculos, huesos y cartílagos. “Nuestro sistema es un primer paso para modelar la aparición del esquema del cuerpo humano, y podría ser útil para estudiar lo que sucede cuando las cosas salen mal, como en los defectos de nacimiento” concluyó Naomi Moris del departamento de genética de la Universidad de Cambridge.