La compañía espacial privada Skyrora Ltd, con sede en Escocia, realizó con éxito las primeras pruebas de LEO, su innovador motor de cohete impreso a 3D que funciona con combustible ecológico hecho de residuos plásticos, informa la revista ‘Room’.

 

 

Las pruebas incluyeron el uso de Ecosene, una tecnología capaz de convertir en 24 horas una tonelada de residuos plásticos en 600 kilogramos de queroseno, una fuente de combustible que tiene como fin minimizar el impacto ambiental causado por el lanzamiento de cohetes.

“Estas pruebas han sido una forma crucial para que demostremos las verdaderas credenciales científicas que sustentan nuestro trabajo”, expresó Volodimir Levikin, director ejecutivo de Skyror. El motor de cohete que la compañía está probando actualmente impulsará la etapa final de Skyrora XL, un vehículo de lanzamiento orbital que se encuentra en desarrollo y espera efectuar su vuelo inaugural en 2022.