Una nueva fotografía captada por el telescopio espacial Hubble de la NASA muestra una segunda estela de polvo que se formó tiempo después del impacto de la sonda ‘kamikaze’ contra el asteroide Dimorphos con el propósito de intentar cambiar su órbita, informó este jueves la agencia espacial estadounidense.

Las observaciones registradas por el Hubble en las últimas semanas han permitido a los científicos construir una imagen detallada de la evolución del rastro de escombros que se desprendieron del asteroide golpeado. Conforme pasaron los días, la nube resultante fue expandiéndose y perdiendo brillo, tal como se tenía previsto, reportó RT.

Sin embargo, ocurrió un suceso inesperado, la aparición de una “cola gemela” compuesta por el material eyectado del cuerpo celeste. La NASA explicó que este fenómeno es comúnmente apreciado en cometas y asteroides activos. De acuerdo con las imágenes obtenidas de 18 observaciones realizadas por el Hubble tras el choque de la nave DART, los expertos sugieren que la segunda “cola norteña” se originó entre el 2 y el 8 de octubre.

La agencia espacial norteamericana detalló que “la relación entre la cola similar a la de un cometa y otras características de eyección vistas en varios momentos en las imágenes del Hubble y otros telescopios aún no está clara”, por lo que sus investigadores analizarán más datos provenientes del veterano telescopio para entender “cómo se desarrolló la segunda cola”. “Hay una serie de escenarios posibles que el equipo investigará”, concluyó.

El pasado 26 de septiembre, la NASA culminó con éxito la primera colisión entre una sonda espacial y un asteroide con el objetivo de probar el primer sistema de protección planetaria en caso de un eventual impacto de un cuerpo celeste contra la Tierra. El histórico choque forma parte de la misión Prueba de Redireccionamiento de Asteroide Doble (DART, por sus siglas en inglés).