¿De qué están hechos los Nuggets?

¿De qué están hechos los Nuggets?

Richad D. deShazo, profesor de medicina y pediatría en la Universidad de Mississippi tenía serias dudas sobre la composición de los nuggets y, en vez de especular como el resto de mortales, llamó a un amigo, el patólogo Steven Bigler, y le propuso desvelar su contenido, diseccionándolo “como a un ser humano en una autopsia”, informa ‘El Confidencial’.

Los resultados de su peculiar examen se publicaron recientemente en el American Journal of Medicine, y no son muy agradables. Los doctores seleccionaron dos nuggets aleatorios de dos cadenas de fast-fooddiferentes, de las que no han dado el nombre, próximas al centro de salud de Jackson en el que trabajan ambos médicos. (Dado que hay cuatro establecimientos de una conocida cadena “cuya mascota es un payaso” en las inmediaciones, The Atlantic especula que, al menos uno de ellos, tiene que proceder de ésta, pero nada se ha confirmado al respecto).

El nugget del primer restaurante, sin contar el rebozado, estaba compuesto en un 50% de tejido muscular. La otra mitad era principalmente grasa, con algunos vasos capilares y nervios, así como “generosas cantidades de epitelio [proveniente de la piel de los órgaos viscerales] y tejido asociado”. En total tenía 56% de grasa, 25% de carbohidratos y sólo un 19% de proteína.

El segundo nugget estaba compuesto en un 40% por músculo esquelético y “generosas cantidades de grasa y otros tejidos, incluyendo tejido conjuntivo y huesos”. En total estaba compuesto por un 58% de grasa, 24% de carbohidratos y 18% de proteína.

La conclusión de los investigadores en el estudio no puede ser más contundente: “Los nuggets de pollo son principalmente grasa y tienen un nombre inapropiado, pues su componente principal no es el pollo”. Al menos si entendemos por el pollo la carne del pollo, no la grasa ni la piel. La realidad, asegura deShazo, es que “hemos cogido un producto muy saludable, carne magra blanca, y la hemos procesado para acabar haciendo un producto grasiento, y lleno de azúcar y grasa”. Y lo peor, asegura, “es que los niños aman la combinación”.


2019-02-07T11:31:19+00:00