Numerosas culturas alrededor del mundo han incluido diversas clases de hormigas en su dieta. Entre las cuales, diversas comunidades americanas y en particular mexicanas, hasta el día de hoy las consumen por sus numerosas propiedades alimenticias y medicinales.

Ejemplo de ello son las hormigas nucú o nocú también conocidas como “Chicatanas” en tzotzil (significa hormiga). En Comitán de Domínguez llamada Tzi-tzim, sompopo en la región costa y nacasmá. Ésta especie es apreciada en Perú, su nombre “siquisapa”. Pero atraparlos es una travesía; familias chiapanecas acaparan la atención de los nocús por medio de la luz en sus hogares. De madrugada suelen conseguir agarrar estos insectos y de manera organizada, no sin antes divertirse entre chicos y grandes “operación hormiga”. Son puestos en cubetas llenas de agua para ahogarlas y posteriormente son puestas en un comal o sartén para dorarlas, lo curioso es que la hormiga con su grasa natural no necesita agregarle aceite (aunque existen personas que prefieren hacerlo), informa el blog ‘Barbarie Cultural 00’.

Generalmente las hormigas son algo de lo que intentamos huir, pero al parecer estamos equivocados: ellas podrían traer beneficios a la salud. Así que ya vas a empezar a querer tenerlas cerca, asegura ‘Vix’.

En China se reportó la identificación de sustancias en lagunas especies de hormigas que podrían ser buenas para combatir enfermedades como la artritis y la hepatitis.

Durante siglos las hormigas han sido utilizadas como un ingrediente saludable en las comidas y bebidas Chinas. Se sospecha que los efectos anti-inflamatorios y que apaciguan el dolor que brindan las hormigas se debe a algunas sustancias que éstas presentan.

Zhi-Hong Jiang es quien está estudiando el efecto que tienen las sustancias de las hormigas en la salud. Él y su grupo de investigadores analizaron dos tipos de especies de hormigas, en éstos encontraron varias propiedades naturales que podrían combatir infecciones bacteriales, artritis y otra gran variedad de enfermedades.

Por el momento se sabe los buenos efectos que tienen las hormigas en las enfermedades anteriormente mencionadas, pero no se descarta que también ofrezcan beneficios para luchar contra distintos tipos de dolencias. Una vez más nos sorprende cómo la naturaleza nos otorga todo como para ayudarnos, está en nosotros no falla.