La ‘NASA’ ha anunciado que para su próxima “pequeña” misión astrofísica desarrollará un telescopio de rayos gamma que se utilizará para estudiar la evolución de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Se espera que ese telescopio, llamado ‘Compton Spectrometer and Imager’ (COSI), esté listo para su lanzamiento en 2025. La sonda espacial tendrá como objetivo estudiar la historia reciente del nacimiento de estrellas y su muerte, así como la formación de elementos químicos en la Vía Láctea. “COSI responderá preguntas sobre el origen de los elementos químicos en nuestra galaxia, los mismos que son cruciales para la formación de la Tierra”, dijo el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen.

Ese telescopio analizará los rayos gamma de los átomos radioactivos producidos durante la explosión de estrellas masivas, para así mapear el lugar donde se formaron los elementos químicos. Además, la misión investigará el origen misterioso de los positrones (‘antielectrones’), partículas subatómicas que tienen la misma cantidad de masa que un electrón, pero con carga positiva. La agencia espacial estadounidense calcula que esta misión astrofísica costará aproximadamente 145 millones de dólares, sin incluir los costos de lanzamiento del telescopio, informó RT.