Un equipo internacional de científicos dirigido por la ‘Universidad de Kiel’ (Alemania) ha descubierto la cepa más antigua conocida de la bacteria ‘Yersinia pestis’, causante de la temible peste bubónica que devastó la Europa del siglo XIV matando a decenas de millones de personas. El hallazgo se produjo durante el estudio de ADN de los restos de cuatro personas que fueron enterradas en el sitio arqueológico de Riņņukalns, en la actual Letonia, hace unos 5.000 años. La cepa fue encontrada en los huesos de un cazador-recolector bautizado como RV 2039, detalla en un comunicado la universidad.

El estudio, publicado en la revista científica ‘Cell Reports’, reveló que, contrariamente a lo que se suponía anteriormente, la bacteria ‘Yersinia pestis’ ya infectaba a los humanos a principios del Neolítico, pero durante las primeras etapas de su evolución, tenía una capacidad de contagio bastante débil, por lo que la propagación de la letal enfermedad no podía alcanzar proporciones epidémicas. Sin embargo, durante los siguientes 4.300 años, la cepa evolucionó hasta volverse mucho más letal para los humanos, culminando con la catastrófica peste negra que asoló Eurasia y el norte de África.

“Desde una perspectiva arqueológica, este hallazgo es importante, porque sugiere que las infecciones con la bacteria de la plaga no conllevaron cambios sociales o políticos transformadores a gran escala en el Neolítico”, explicó el profesor Johannes Müller, director del Instituto de Pre y Protohistoria de la Universidad de Kiel. Los científicos concluyen que la investigación de los antiguos patógenos y ADN humanos puede proporcionar más información sobre las enfermedades modernas, como las dolencias inflamatorias crónicas.