Un equipo de científicos de la Universidad de Londres, en el Reino Unido, descubrió múltiples compuestos orgánicos, incluidos aminoácidos extraterrestres, en los fragmentos del llamado meteorito de Winchcombe. Los aminoácidos son compuestos básicos para la vida, tal y como la conocemos. Por ejemplo, son los precursores de las proteínas que componen el ADN, por lo que son fundamentales para la vida en la Tierra.

Debido a que los fragmentos del meteorito de Winchcombe se recogieron tan sólo 12 horas después de caer a la Tierra, prácticamente no había posibilidad de contaminación terrestre. Por lo tanto, se cree que la materia orgánica que se encuentra en su interior es de origen espacial.

Los científicos piensan que reacciones químicas en el lugar de origen del meteorito, crearon sus aminoácidos, algunos de los cuales son muy raros en la Tierra. Esos mismos tipos de moléculas podrían formar proteínas, de las que pudieron surgir formas de vida primitivas hace miles de millones de años.