Científicos hallaron la primera evidencia de contaminación plástica en peces del Amazonas, destacando hasta qué punto las bolsas, botellas y otros desechos vertidos en los ríos están afectando la vida silvestre del mundo, informa ‘Researchgate’.

Las pruebas sobre el contenido hallado en el estómago de los peces del río Xingú, en Brasil, revelaron partículas plásticas en más del 80 % de las especies examinadas, identificando una docena de distintos polímeros que son usados para fabricar artículos de plástico, incluidas bolsas y botellas.

Según la evidencia, los artículos plásticos que ingresan al Amazonas se degradan en partículas de plástico y microplástico, que pueden ser ingeridas por los peces, directa o indirectamente, a través de las cadenas alimenticias.

El río Amazonas es el más largo y caudaloso del mundo, atraviesa Perú, Colombia y Brasil.

El examen de los contenidos estomacales de 172 especímenes de 16 especies de serrasálmidos, de la cuenca baja del río Xingú, reveló que 80 % de las especies analizadas ingirieron partículas plásticas de entre 1 y 15 milímetros de longitud.

A través de un análisis infrarrojo se hallaron 12 tipos de polímeros: 27 % identificado como polietileno, 13 % cloruro de polivinilo, 13 % poliamida, 13 % polipropileno, 7 % metacrilato de metilo, 7 % rayón, 7 % tereftalato de polietileno y 13 % era una mezcla de poliamida y polietileno tereftalato.

“Estos resultados no son sorprendentes, ya que se cree que el Amazonas lleva alrededor de 60.000 toneladas de basura plástica cada año al Atlántico, y se recolectaron muestras de este trabajo en el afluente Xingú cerca de Altamira, una ciudad de más de 100.000 habitantes. Sin embargo, preocupan los efectos físicos o toxicológicos, pues los peces analizados en este estudio tienen un promedio de 22 % a 37 % de plástico absorbido en el estómago”, señaló Steve Ormerod, quien es codirector de un instituto que analiza el agua en Universidad de Cardiff, revela ‘The Guardian’.