Astrónomos españoles y chilenos han descubierto un cúmulo de al menos 15.000 estrellas a unos 7.000 años luz del Sol en la constelación del Escudo del hemisferio sur celeste. Detectar esta agrupación estelar fue posible gracias al telescopio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, capaz de divisar desde la órbita objetos que no se observan desde la superficie de nuestro planeta y medir sus diminutos movimientos. Los investigadores han bautizado este grupo de hacinadas estrellas como ‘Valparaíso 1’ y dicen que constituye uno de esos “racimos de estrellas que se ven no en el cielo real, sino en el espacio matemático”, según comunicaron el 2 de junio las instituciones participantes en el descubrimiento, reporta ‘Eurekalert!’.

“Los cúmulos abiertos son colecciones de estrellas que nacieron a la vez y se mueven juntas, ligadas por la gravedad”, explican los científicos, para quienes estas agrupaciones son “como laboratorios naturales para estudiar la física y la vida de las estrellas”. Esta utilidad es la razón que les empuja a buscar nuevos cúmulos dentro de nuestra galaxia. “Cuantas más estrellas contiene, más útil resulta, porque proporciona una muestra más grande y nos da la oportunidad de encontrar estrellas en las fases evolutivas menos frecuentes”, indican los científicos al respecto de estos cúmulos. Hasta la fecha los astrónomos conocen una docena de cúmulos masivos muy jóvenes (menos de 25 millones de años) y unos pocos cúmulos muy antiguos (con edades de miles de millones de años), pero no conocen ningún otro cúmulo masivo de edad intermedia. De esta manera, Valparaíso 1 se convierte en el primero de esta clase, ya sea porque es el único que existe o porque los astrónomos no consiguen encontrar ningún otro.

Los cálculos de los autores del descubrimiento estiman en 75 millones de años la edad del grupo de estrellas, que contenía alrededor de 10.000 masas solares en el momento de su creación. El clúster contiene al menos un gigante rojo (clase M), cuya detección es probablemente la primera de una estrella de su rama de evolución dentro de un cúmulo. El catedrático de física aplicada en la ‘Universidad de Alicante Ignacio Negueruela’, primer autor del estudio al respecto recientemente publicado, explicó por qué los astrónomos no habían divisado antes este grupo, en el que hay al menos 30 estrellas más brillantes que la magnitud 13, en una zona bien estudiada del cielo y a poca distancia de la Tierra en términos astronómicos. “Valparaíso 1 contiene docenas de estrellas suficientemente brillantes como para ser observables con un telescopio de aficionado, pero se encuentran perdidas en medio de una multitud de estrellas que no pertenecen al cúmulo, sino que están delante o detrás de él, pero que camuflan la estructura del cúmulo”, indica Negueruela.

Este “inesperado” descubrimiento, según los astrónomos, sugiere que los densísimos campos estelares del centro de nuestra galaxia pueden esconder otros muchos cúmulos masivos, comunicó la Universidad.