Un equipo de científicos ha desentrañado el misterio de un “homicidio cósmico”, hecho que les proporcionó la mejor evidencia lograda hasta ahora de la existencia de un agujero negro de una clase evasiva, conocida como “masa intermedia”, y considerado el “eslabón perdido” en su evolución, informa la ‘NASA’.

Dacheng Lin, de la Universidad de New Hampshire (EE.UU.) e investigador principal del estudio, detectó junto con sus colegas una potente llamarada de rayos X, en 2006, pero no pudieron localizar la fuente para confirmar exactamente qué había ocurrido, de acuerdo con el estudio publicado en la revista ‘The Astrophysical Journal Letters’.

Tras analizar cientos de miles de observaciones, los investigadores encontraron a la ‘víctima’: una estrella errante destrozada. Siguiendo las indicaciones del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y de la Misión de Espejos de Rayos X de la ESA (XMM-Newton), el equipo solicitó la ayuda del telescopio espacial Hubble para localizar al ‘culpable’ de lo sucedido.

Al utilizar la potencia combinada de los dos observatorios y el telescopio Hubble, los investigadores identificaron la fuente de rayos X como 3XMM J215022.4−055108, un agujero negro que tiene 50.000 veces la masa de nuestro Sol, en un cúmulo estelar distante y denso en las afueras de otra galaxia. Ese agujero negro es más pequeño que los supermasivos (con millones o miles de millones de masas solares) que se encuentran en los núcleos de las galaxias grandes, pero mayor que los agujeros negros de masa estelar formados por el colapso de una estrella masiva.

Así, los llamados agujeros negros de masa intermedia (IMBH) son un “eslabón perdido”, buscado desde hace mucho tiempo en la evolución de ese fenómeno estelar. Aunque ha habido algunos otros candidatos a IMBH, los investigadores consideran que estas nuevas observaciones son la evidencia más sólida hasta la fecha para agujeros negros de tamaño medio en el universo. Su descubrimiento abre la posibilidad de detectar muchos más de este tipo y nunca antes vistos. “Los agujeros negros de masa intermedia son objetos muy evasivos, por lo que es fundamental considerar cuidadosamente y descartar explicaciones alternativas para cada candidato. Eso es lo que el Hubble nos ha permitido hacer por nuestro candidato”, explicó Lin.