Un equipo de arqueólogos descubrió en la comunidad de Taby, a escasos kilómetros de las afueras de la ciudad sueca de Estocolmo, un tesoro de plata vikingo de unos mil años de antigüedad, informó el Museo Nacional de Historia.

En la zona de la excavación, que según las hipótesis estuvo habitada entre los siglos V y XI, los investigadores descubrieron el tesoro en una bolsa de lino depositada en una vasija de cerámica que estaba escondida debajo de un edificio de madera construido entre los años 800 y el 1050. Según señaló la institución, dentro de la bolsa encontraron 46 objetos, entre los que había ocho gargantillas de alta calidad, dos brazaletes, un anillo, dos perlas y 12 colgantes de monedas.

Algunas de las monedas proceden de Inglaterra, Bohemia y Baviera, mientras que cinco de ellas son de origen árabe. La diversidad de sitios en las que fueron acuñadas demuestra las extensas redes de intercambio y comercio que existía en la época, explican los expertos. Del mismo modo, los arqueólogos también encontraron otros objetos, como flechas, piedras para moler y diversos amuletos.

John Hamilton, uno de los investigadores que participó en la excavación, explicó que el motivo exacto por el que los bienes fueron enterrados se desconoce. Sin embargo, detalló, una de las hipótesis es que los escondieron en tiempos difíciles y tumultuosos para evitar que fueran robados.