Nuevas observaciones de un planeta ubicado a 1.800 años luz de la Tierra han confirmado la existencia del exoplaneta KOI-5Ab, ubicado en un sistema estelar triple, informa un comunicado de la ‘NASA’.

La primera prueba de la existencia de este planeta, un gigante de gas parecido a Júpiter, se detectó en 2009, al comienzo de la misión ‘cazaplanetas’ del observatorio espacial Kepler, pero su observación se abandonó porque Kepler fue encontrando miles de otros planetas a lo largo de años de observaciones. “Había candidatos más fáciles que el KOI-5Ab, y Kepler nos mostraba algo nuevo todos los días, por lo que nos olvidamos de KOI-5”, explicó David Ciardi, el científico jefe del Instituto de Ciencias de Exoplanetas de la NASA.

Los científicos llegaron a la conclusión entonces que el planeta KOI-5Ab, clasificado como un gigante de gas, tenía aproximadamente la mitad del tamaño de Saturno y siete veces el de la Tierra. Su sistema de estrellas triples, llamado KOI-5, está ubicado en la constelación de Cygnus, y la existencia del exoplaneta fue confirmada por el equipo de Ciardi más de una década después de que fuera detectado por primera vez.

Ciardi y sus colegas utilizaron para su descubrimiento el nuevo telescopio espacial TESS, así como varios instrumentos terrestres, incluido el Observatorio Keck, situado en la cima del volcán Mauna Kea en Hawái. El trabajo permitió confirmar la existencia de un exoplaneta inusual y revelar nuevos detalles interesantes al respecto.

Se sabe que existen pocos planetas en sistemas de estrellas múltiples, y representan solo el 10% del número total de planetas descubiertos. Por lo tanto, los científicos saben muy poco sobre las propiedades de los planetas en sistemas de estrellas dobles o triples. El comunicado señala que el caso del KOI-5Ab también es diferente en el sentido que el nuevo planeta gira en una órbita curva, en un ángulo con respecto al plano del sistema estelar.