Un equipo de científicos estadounidenses ha descubierto que el pez pirarucu (‘Arapaima gigas’), que habita en las aguas de la Amazonía, está dotado de escamas que actúan en forma de armadura capaz de resistir los implacables ataques de las pirañas.

El pirarucu es uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo y puede alcanzar hasta 3 metros de longitud. Según un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Diego y de la Universidad de California en Barkeley (EE.UU.) y publicado en la revista ‘Matter’, el ‘Arapaima gigas’ ha desarrollado escamas que pueden deformarse pero que no se rasgan ni se agrietan ante los ataques de las pirañas, que tienen una de las mordeduras más poderosas del reino animal.

Las escamas del pirarucu tienen una capa interna resistente y flexible, adherida por colágeno a otra lámina exterior mineralizada. Del mismo modo, los chalecos antibalas están hechos de varias capas de tejido flexible intercaladas entre láminas rígidas. Pero esos componentes se unen por medio de un tercer material adhesivo, mientras que las escamas de los peces se unen a nivel de átomos y crecen juntas tejiéndose en una única pieza sólida.

“Una ventana puede parecer fuerte y sólida, pero no tiene elasticidad. Si algo la golpea, el vidrio se rompería”, explicó Robert Ritchie, autor principal del estudio, para ‘Eurekalert!’. “Cuando la naturaleza une un material duro con un elemento blando, lo gradúa, evitando el efecto devastador. Y en este caso, la estructura de unión es el colágeno mineralizado”, agregó.

Otras especies de peces también tienen colágeno en sus escamas, pero las capas de esa proteína en el pirarucu son más gruesas, por lo que los responsables de la investigación consideran que el secreto del ‘Arapaima gigas’ para prosperar en las aguas infestadas de pirañas reside en el grosor de sus escamas. En caso de que se logre desarrollar una estructura flexible que se comporte como la capa de colágeno en las escamas de los peces, los científicos confían en poder crear armaduras sintéticas más livianas e impenetrables, aunque también son conscientes que esto no sería posible en un futuro cercano.