Un grupo de arqueólogos que trabaja en las obras de construcción del HS2, un nuevo tren de alta velocidad que unirá Londres con varios puntos del Reino Unido, encontraron inusuales “marcas de bruja” en los restos de una iglesia de la época medieval en la localidad de Stoke Mandeville, situada unos 40 kilómetros al noroeste de la capital. De acuerdo a un comunicado emitido recientemente por las autoridades del HS2, los científicos hallaron “inusuales tallas de piedra, grafitis medievales y otras marcas” durante los trabajos de excavación arqueológica en la iglesia de Santa María, cuya primera etapa constructiva data de 1070.

A pesar de que el templo había sido demolido, tanto la base de la iglesia, a una altura aproximada de 1,5 metros, como los pisos se conservaron en buenas condiciones, lo que permitió a los arqueólogos recuperar las distintas piezas. Entre los petroglifos descubiertos destacan dos piedras “con un agujero central perforado desde el cual irradian una serie de líneas en círculo”. La posición en donde fueron encontrados, en el contrafuerte oeste cerca del nivel del suelo, ha llevado a los arqueólogos a cuestionar su propósito.

Si bien se ha especulado que la piedras podrían ser relojes solares, el hecho de que no estuvieran situados en la puerta sur de la iglesia, la posición más adecuada para un reloj de este tipo, hace que los arqueólogos consideren que se trataría de “marcas de brujas”, un elemento que tenía como función ahuyentar a los espíritus malignos atrapándolos en una línea o laberinto interminable.

Este tipo de marcas, explica el comunicado, han sido encontradas en otras iglesias por todo Reino Unido, así como en casas e incluso talladas sobre muebles. “Descubrimientos como estas marcas inusuales han abierto discusiones sobre su propósito y uso, ofreciendo una fascinante visión del pasado”, aseguró Michael Court, arqueólogo principal de la excavación. Los trabajos de investigación arqueológica continuarán el próximo año, por lo que los académicos esperan obtener más información acerca de la iglesia y su arquitectura. Asimismo, esperan corroborar su sospecha de la presencia de restos de un templo sajón bajo la iglesia de Santa María.