Arqueólogos chinos descubrieron una variedad de artefactos en las fosas sacrificiales de Sanxingdui, en la provincia de Sichuan, al suroeste del país, que podrían arrojar luz sobre una cultura que existió hace más de 3.000 años, informa Xinhua.

Los artículos de bronce, oro y jade, entre los que se encuentran al menos 10 objetos de bronce de características nunca antes vistas, fueron hallados por un equipo de arqueólogos del Instituto de Investigación de Reliquias Culturales y Arqueología de Sichuan, la Universidad de Pekín, la Universidad de Sichuan y otras universidades, que ha estado investigando seis yacimientos sacrificiales desde el 2020.

Entre los artefactos encontrados hay una caja de bronce con un artículo de jade en el interior. Su parte superior y el fondo están cubiertos con tapas reticulares con forma de tortuga, y sus lados están decorados con una bisagra de bronce, mangos con forma de cabeza de dragón y gallardetes de bronce. “No sería exagerado decir que este recipiente es único, en consideración de su forma distintiva, la calidad de su artesanía y su ingenioso diseño”, dijo Li Haichao, profesor de la Universidad de Sichuan que dirige la excavación en uno de los yacimientos, comentó RT.