Bajo el casquete polar del norte de Marte se esconden enormes masas de hielo mezclado con arena, constatan dos estudios publicados este miércoles en la revista Geophysical Research Letters.

El primero, realizado por investigadores de la Universidad de Texas en Austin y la Universidad de Arizona, se basa en observaciones del radar SHARAD del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, aparato capaz de emitir ondas que penetran 1,5 kilómetros en el manto de Marte. En el segundo, los científicos de la Universidad John Hopkins y de la Universidad de Texas corroboraron las observaciones del radar mediante los datos de gravitación y topografía del planeta.

Al sondear las cavidades cerca del polo norte, los científicos descubrieron una serie de niveles del hielo y arena. Según sus mediciones, el porcentaje promedio del agua oscila entre el 62 % y el 88 %. Y su volumen total —2.200.000 kilómetros cúbicos— bastaría para crear un océano de una profundidad de 1,5 metros.

“No esperábamos encontrar tanta agua helada aquí”, cita un comunicado conjunto de la revista y la Universidad de Arizona a Stefano Narozzi, coautor de ambos artículos. El especialista agregó que el hallazgo convierte el depósito en la tercera reserva de agua después de los casquetes polares. Además, casi equivale al volumen total de todos los glaciares fuera de las zonas polares. Curiosamente, tienen aproximadamente la misma edad, indica Jack Holt, de la Universidad de Arizona.

La estructura parecida a las capas de un pastel se formó tras una sucesión de calentamientos y enfriamientos en Marte, estiman los investigadores. Cada 50.000 años, las temperaturas suben y la arena cubre los restos de los casquetes polares protegiéndolas de la evaporación.

El descubrimiento puede ayudar a entender si Marte era habitable en el pasado, cree Nerozzi. “Se pueden dar todas las condiciones adecuadas para la vida, pero si la mayor parte del agua está atrapada en los polos, entonces es difícil que haya suficiente agua líquida cerca del ecuador,” explica el especialista de la Universidad de Texas.