Hasta hace unas pocas semanas, los científicos creían que Marte era un planeta muerto. Ya que las últimas erupciones volcánicas sucedieron allí, hace miles de millones de años, por lo que la mayoría de los expertos asumía que desde entonces no existía actividad geológica. Pero este lunes, el equipo que analiza los datos de varias sondas orbitales y los captados por el robot Insight de la NASA, han transformado la percepción sobre Marte. Lo que supone una enorme fuente calor, para posibles formas de vida extraterrestre.

Las conclusiones del reciente estudio afirman que el subsuelo de Elysium Planitia, una de las mayores llanuras marcianas, alberga una zona con actividad volcánica actual que tiene un diámetro de unos cuatro mil kilómetros,. El equivalente a toda Europa Occidental. Por lo que Marte es el tercer planeta del interior del sistema solar con vulcanismo activo conocido, junto a la Tierra y Venus. Los investigadores de la Universidad de Arizona, concluyeron que la explicación más plausible, es la existencia de una enorme pluma de manto en esta parte del planeta rojo, es decir, un gran conducto de roca que conecta el manto interior del mundo con la corteza externa.

“La mayoría también ve a Marte como un mundo pequeño, frío y muerto, pero el descubrimiento de esta gran pluma de manto supone un cambio de paradigma. Ningún modelo había predicho la existencia de vulcanismo activo en Marte, así que vamos a tener que reescribir la historia geológica del planeta para explicar cómo ha podido formarse”. Adrien Broquet, científico del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona.

La pluma está entre 100 y 300 grados más caliente que el resto del planeta, por lo que a pesar de estar en estado sólido, fluye lentamente hacia arriba. Se piensa que la cabeza de esta pluma está a entre 25 y 200 kilómetros de profundidad. La alta actividad sísmica captada por la nave de la NASA indica que esta región está activa, y que puede haber ya depósitos de lava en el subsuelo.