Las criaturas más sorprendentes conocidas, los tardígrados, conocidos por ser casi indestructibles, también son capaces de sobrevivir en deshidratación extrema, y ahora los científicos por fin descubrieron su secreto.

Conocidos coloquialmente como osos de agua, muchas de las mil trescientas especies conocidas de tardígrados, toleran condiciones que serían fatales para todas las demás formas de vida conocidas. Se han intentado matar de hambre, hervirlos, congelarlos, irradiarlos, mantenerlos en el exterior de la Estación Espacial Internacional y vuelven a la vida.

Cuando estos animales acuáticos se encuentran en un ambiente que filtra su agua, los tardígrados se encogen en una forma redonda llamada tun. Los osos de agua deshidratados son excepcionalmente estables y pueden soportar muchos ambientes extremos, la exposición al vacío del espacio y aun así logran resucitarse a sí mismos.

Al respecto el Dr. En Biología de biólogo de la Universidad de Tokio, Takekazu Kunieda aseguró: “Aunque el agua es esencial para toda la vida que conocemos, algunos tardígrados pueden vivir sin ella potencialmente durante décadas. Se cree que cuando el agua sale de una célula, algún tipo de proteína debe ayudar a la célula a mantener la fuerza física para evitar colapsar sobre sí misma”.
Los investigadores encontraron 336 proteínas únicas en de estas criaturas.

“Después de probar varios tipos diferentes, hemos descubierto que las proteínas llamadas CAHS, exclusivas de los tardígrados, son responsables de proteger sus células contra la deshidratación.”
Usando experimentos en células humanas y de insectos, los investigadores pudieron demostrar que las proteínas CAHS aumentan la rigidez celular, reforzando la célula contra el encogimiento causado por la pérdida de presión del agua. Las proteínas incluso protegieron a las células contra demasiada presión de agua. Por lo que los secretos de las criaturas más resistentes conocidas, cada vez están más cerca de nosotros. Con información para tercer milenio tres sesenta internacional.