En lo que ha sido considerado como un “extraordinario hallazgo”, un equipo de investigación mexicano-estadounidense descubrió un antiguo bosque de manglares de más 120.000 años en el corazón de la península de Yucatán, en el sureste de México, a unos 200 kilómetros de la costa más cercana, de acuerdo a un comunicado de la ‘Universidad de San Diego’.

Según señalan los investigadores en su más reciente investigación, publicada en línea recientemente en ‘PNAS’, este asombroso “mundo perdido” se localiza en las orillas del río San Pedro Mártir, que se extiende desde la selva de El Petén, en Guatemala, hasta la región de Balancán, en el estado mexicano de Tabasco.

Si bien otros estudios han hallado bosques de manglares fosilizados alejados de la costa, esta es la primera vez que se encuentra este tipo de ecosistema en todo su esplendor y tan lejos del mar, hecho que sorprendió a los académicos, ya que los ejemplares de mangle rojo (‘Rhizophora mangle’), así como otras especies identificadas, se caracterizan por encontrar su nicho ecológico en aguas salobres o estuarias.

Tras analizar los resultados de las pruebas genéticas, los datos geológicos del área y de las muestras de la vegetación recolectadas, los investigadores integraron la información obtenida a un modelo computarizado que recrea el nivel del mar, descubriendo que los manglares de San Pedro llegaron a su ubicación actual durante el último periodo interglaciar, hace unos 125.000 años, y quedaron aislados mientras los océanos retrocedían durante la última glaciación.