Un equipo internacional de geólogos detectó evidencias de la existencia de un depósito de minerales de unos 4.000 millones de antigüedad ubicado a cientos de kilómetros debajo de la superficie terrestre, según un artículo publicado este viernes en la revista ‘Nature’.

Los científicos llegaron a esta conclusión al estudiar unos diamantes súper profundos elevados durante una erupción por el flujo de magma desde profundidades de entre 410 y 660 kilómetros y hallados en lava de basalto en el municipio brasileño de Juína (estado de Mato Grosso). Al analizarlos, descubrieron que la proporción de los isotopos de helio 3 y helio 4 en estos minerales era casi la misma que la detectada en meteoritos extremadamente antiguos, difiriendo así de la que presentan las formaciones geológicas cercanas a la superficie.

Por este motivos, los investigadores estiman que el depósito del que proceden las muestras se formó en tiempos de la colisión de la Tierra con la Luna o incluso en una etapa más temprana.

“Los diamantes son la sustancia natural más dura e indestructible conocida, por lo que constituyen una cápsula del tiempo perfecta que nos proporciona una ventana a las profundidades de la Tierra”, cita un comunicado de la conferencia geológica internacional Goldschmidt a la autora principal del estudio, Suzette Timmerman, reporta ‘Eurekalert!’.

Esta señaló que, aunque se puede afirmar que el depósito se ubica debajo de la zona mencionada, es prácticamente “invisible” a causa de la inmensa profundidad a la que se encuentra. “Quedan preguntas sobre la forma de este depósito. ¿Es grande y único, o hay múltiples depósitos antiguos más pequeños? ¿Dónde está exactamente? ¿Cuál es la composición química completa de este yacimiento?”, se pregunta la investigadora.