Las últimas revisiones de imágenes espectrales de 2I/Borisov, cometa interestelar descubierto hace casi dos meses, hicieron posible la primera detección de agua en ese cuerpo celeste. En un artículo divulgado por ‘ArXiv’, investigadores estadounidenses publicaron una recopilación de imágenes de alta resolución donde se pudo detectar un marcador clave de la presencia de agua: emisiones de oxígeno que acompañan sus eyecciones de gas.

Gracias a estas observaciones se pudo establecer que el cometa libera billones de toneladas de agua por segundo, según indica ‘IFLScience’. Observaciones previas habían detectado, concluyentemente, la presencia de cianuro. La relación entre la cantidad de este elemento y la liberación de agua se ubica, aproximadamente, entre 3 y 9 partes por mil. Este rango se aleja del promedio de un “cometa típico” y se inclina hacia uno ligeramente más activo.

El 2I/Borisov fue descubierto el pasado 30 de agosto por el astrónomo ruso Guennadi Borísov, utilizando un telescopio de 0,65 metros que fue fabricado por él mismo.