El pasado 28 de abril, los radiotelescopios de todo el mundo, captaron una poderosa señal de radio, posiblemente originada por una civilización extraterrestre muy avanzada. Es la primer señal del tipo RFB que se originó en nuestra propia Galaxia, descubierta hasta ahora. De acuerdo con los científicos, la ráfaga rápida de radio, tiene su origen en la estrella muerta SGR 1935+2154, ubicada a unos 30 mil años luz de la Tierra, informa ‘News 18’.

La señal de apenas un milisegundo fue tan potente, que pudo ser observada por el telescopio Swift, el satélite AGILE y el instrumento NICER de la EEI. Pero los astrónomos creen que podría incluso ser captada en otras Galaxias cercanas a la Vía Láctea. Desde que fueran descubiertas por primera vez en 2007, las señales tipo FRB han sido uno de los misterios más intrigantes del espacio. Ya que arrojan tanta energía como cientos de millones de soles en pocas milésimas de segundo, por lo que se cree, podrían ser artificiales.

Al respecto, en 2017 los astrofísicos de la Universidad de Harvard, Drs. Manasvi Lingam y Abi Loeb aseguraron que las características de esta clase de emisiones, no son consistentes con otras señales de origen natural. Por lo que la mejor explicación científica es que son producto de la tecnología de una civilización extraterrestre. Los científicos de Harvard, también señalaron que estos rayos de luz, podrían ser utilizados por una civilización tecnológicamente avanzada para impulsar numerosas naves espaciales a casi la velocidad de la luz, para realizar viajes interestelares.

De las más de 60 señales FRB observadas hasta ahora, sólo se había encontrado una repetición, captada por el telescopio de Arecibo en Puerto Rico en 2015. Sin embargo, jamás se había ubicado un ciclo como el actual; observado durante un total de 409 días. Por lo que las señales tipo FRB que se repiten exactamente cada 16.35 días, podrían ser producidas por inteligencias extraterrestres intentando comunicarse.