El telescopio espacial Hubble, operado por la ‘NASA’, ha conseguido captar el primer cometa interestelar confirmado, ofreciendo a los astrónomos la fotografía más nítida conseguida hasta la fecha de este misterioso objeto bautizado como 2I/Borisov, informó esta semana la agencia espacial en un comunicado.

La instantánea, tomada el pasado 12 de octubre, ofrece la imagen más nítida hasta el momento del cometa, cuando se encontraba a más de 418 millones de kilómetros de la Tierra. Para fotografiarlo los astrónomos tuvieron que rastrear con gran precisión al objeto en movimiento. La observación del cometa reveló una concentración central de polvo alrededor de su núcleo, composición que no resulta nada inusual, pese a tratarse de un objeto que se formó en un sistema estelar distante.

 

 

“Aunque otro sistema estelar podría ser bastante diferente del nuestro, el hecho de que las propiedades del cometa parecen ser muy similares a las de los bloques de construcción del Sistema Solar es muy notable”, señaló Amaya Moro-Martin, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore.

Paralelamente, el astrónomo Paul Karas, profesor de la Universidad de California, recopiló los datos del telescopio Hubble para crear un video que muestra cómo es el cometa.

“El cometa Borisov eventualmente dejará nuestro sistema solar, pero hasta entonces todos deberíamos disfrutar de la maravillosa belleza de nuestro amigo, el cometa alienígena”, concluye Karas en la descripción del clip. Los científicos se apresuran por aprender más sobre 2I/Borisov que se mueve a una velocidad de 177.000 kilómetros por hora, mientras es posible observarlo por lo que están planificadas futuras observaciones con el Hubble hasta enero de 2020.