Un grupo de arqueólogos descubrió cuatro tumbas colectivas en Bolivia con restos humanos y objetos que datan de hace más de 500 años, y que habrían pertenecido al Reino de los Pacajes, una comunidad Aymara que pobló la zona, situada a 30 kilómetros al sudoeste de La Paz.

Según un despacho de ‘Reuters’, en la necrópolis hay dos tumbas especiales, una de ellas característica de arqueología monumental: “Tenía unos 108 individuos dentro”, declaró a la agencia británica el arqueólogo boliviano Wanderson Esquerdo.

Hace meses, el gobierno boliviano autorizó la excavación después de que los encargados de un proyecto minero descubrieran algunos restos arqueológicos en la zona.

Para llegar a varias de las cámaras fúnebres, los arqueólogos tuvieron que descender por una chimenea circular de 70 centímetros de diámetro, con una profundidad de tres metros.

 

Los expertos creen que el hallazgo permite investigar cómo algunas comunidades aymaras pudieron apoyar a los incas en la expansión en la conquistas de otras civilizaciones.

La ministra de Cultura de Bolivia, Wilma Alanoca, dijo a que el hallazgo reviste un alto impacto arqueológico porque en las cuatros tumbas hay un centenar de fardos funerarios, que contienen restos humanos y artefactos utilizados por las comunidades de los Pacajes como vasijas de cerámica, metal y madera, refiere ‘ABI’.

Alanoca precisó que las autoridades locales tendrán la obligación de construir un recinto para albergar las piezas o trasladarlas a un lugar adecuado para su preservación: “Como no está declarado como patrimonio nacional, entonces la ley obliga al municipio de Viacha a poder dar las condiciones necesarias o poder elaborar un plan de mitigación”, añadió.

El siguiente paso es la elaboración de un plan para la conservación de los restos humanos y objetos encontrados, que datan de la época post tiwanacota.

Los Pacajes surgieron mediados del siglo XV, tras la caída del imperio Tiwanacota hasta su conquista por los incas.