El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presentó este jueves en la Ciudad de México el libro ‘Estudios recientes en la lapidaria del Templo Mayor’, en el que se exponen los resultados del análisis de más de 10.000 piezas recuperadas desde 1978 del yacimiento arqueológico, considerado como el recinto histórico más importante de Tenochtitlan, capital del antiguo Imperio mexica, informó el organismo, indicó RT.

De acuerdo a Laura del Olmo Frese, subdirectora de Arqueología del Museo Nacional de Antropología, a lo largo de los siete capítulos que componen la obra se “ofrece información inédita sobre la procedencia y elaboración de las piezas analizadas, y abre nuevos interrogantes sobre su obtención, circulación, distribución y consumo, dentro y fuera de los confines del Imperio”.

Por su parte, Emiliano Melgar Tísoc, coordinador de la publicación, señaló que gracias a las nuevas técnicas de imagenología y espectroscopia fue posible incrementar o difuminar los rasgos de manufactura de los objetos lapidarios, así como determinar molecularmente la procedencia de los materiales utilizados, revelando gran cantidad de detalles hasta ahora desconocidos.

Según señaló Melgar, a partir de los resultados arrojados de los nuevos estudios se detectaron “nuevas” reliquias y estilos dentro del corpus del Templo Mayor, “como una cabeza de mono araña [de origen] tolteca, varias figurillas de estilo xochicalca, y se confirmó la existencia de muchas piezas del periodo Clásico maya, del estilo Nebaj”. Asimismo, la presencia de objetos de jadeíta azul, dejó de manifiesto la existencia de “más objetos de la época olmeca de lo que se pensaba”, apuntó.